Categorías
Análisis express

La comunicación autista según la ficción audiovisual

Las personas con Trastorno del Espectro Autista (TEA) tienen una neurobiología que dificulta su interacción social y limita la flexibilidad de su comportamiento, en mayor o menor grado según el caso.

Otra forma de captar y procesar la información a nivel sensorial permite gran capacidad para los detalles o especializarse mucho, aunque también puede afectar a la comunicación y complicar el bienestar. Cuando así se necesita, programas individualizados asisten en la adquisición del lenguaje gestual o verbal, incluso después de la infancia. Por cierto, quienes presentan autismo no siempre adquieren el acento regional del entorno, sino que hablan con uno neutro, pues las palabras de los medios influyen tanto o más que la gente de alrededor.

La forma de hablar de algunos personajes autistas

El cine y la televisión han mostrado varios personajes dentro del espectro con determinados indicadores lingüísticos, con retos sobre todo en cuanto a abstraer o el contexto.

Con respecto a la pronunciación, el niño de Mercury Rising (1998) habla poco, a menudo lento y con una entonación peculiar. Asimismo, el adulto Raymond no entiende el concepto de dinero y le cuesta la propia noción de saber (dice mucho I don’t know) en Rain Man (1988). A Shaun Murphy, The Good Doctor (2017-), no le gusta que le hagan preguntas, al menos así era en sus primeros días como médico residente en el hospital. Y, por su parte, en Astrid et Raphaëlle (2019-), la documentalista está más cómoda previendo los posibles caminos de una conversación telefónica antes de llamar o usando sinónimos de puzle menos violentos que rompecabezas (casse-tête). En este sentido, su amiga la ayuda a no tomarse ciertas expresiones de manera literal.

Si bien la representación parece estar diversificándose en los últimos años, en series y películas a muchos personajes autistas se les atribuye también el síndrome del sabio (savant), que los hace genios en un ámbito. Así, el pequeño Simon descifró un complejo código secreto, Raymond memoriza teléfonos o canciones en tiempo récord o hace temblar a un casino con sus cálculos, Shaun aprendió a hablar español like a Spaniard en la biblioteca o recuerda y conecta muchísimos datos médicos para diagnosticar, de modo parecido a como hace Astrid con los delitos para la policía.

Otros aspectos del lenguaje

En cuanto a lo lingüístico y sus implicaciones en la trama, me gustaría destacar dos situaciones protagonizadas por personajes autistas.

En el filme Please Stand By (2017), Wendy se va sola a Los Ángeles a entregar un guión para un concurso sobre su saga favorita. Los del centro en el que vive avisan a las autoridades. Dos policías la reconocen y ella se esconde. Uno de ellos debe de conocer su interés específico o lo deduce por su mochila de Star Trek, así que le habla en la lengua ficticia klingon para ganarse su confianza y ponerla a salvo.

En un capítulo, muy directo el Dr. Murphy les quiere hacer entender a los padres de un niño sordo que si además pudiese usar su garganta para comunicarse quizá se sentiría menos aislado en este mundo construido socialmente para cierto tipo de personas.

La comunicación humana puede ser muy variada. Las historias audiovisuales nos acercan a otras maneras de expresarse y relacionarse con la realidad. Comprender es un paso esencial para mejorar la vida propia y ajena.